Lo que a continuación transcribimos aparece en el libro “Prehistoria de la Provincia de Sevilla por Feliciano Candau y Pizarro” el cual fue publicado en Sevilla en 1894. En él, el autor recoge todos los datos y noticias referentes a las edades prehistóricas de nuestra provincia; esto fue posible gracias a las numerosas excursiones que por ella realizó. La mención a nuestro pueblo es la siguiente:

LORA DE ESTEPA: Las noticias seguras que de este lugar hemos conseguido, son algo confusas, pues la naturaleza del yacimiento exige un trabajo de  investigación, no fácil de llevar a cabo y no menos costoso.
Trátase de una mina primitiva, excavada en la montaña, al Este de la población, y que se introduce a mucha profundidad en el seno de la roca, presentando gran número de pozos, galerías y rotondas ( el descubrimiento de esta mina se llevó a cabo hace muchos años, y tiene ciertos caracteres novelescos que lo hacen interesantes en sumo grado. El vecino de aquel pueblo, D. José López, hacia los años 50, fue una noche secuestrado e introducido para ocultarlo, por un pozo estrecho que conducía a un hueco subterráneo, donde le dejaron abandonado, mientras que los bandidos practicaban las diligencias necesarias para obtener la cantidad pedida por su rescate. Al día siguiente, en medio de la obscuridad que por todas partes les rodeaba, pudo observar la luz del exterior, penetrando por un hueco situado en la profundidad de la cueva: orientándose por aquella claridad, y exponiendo mil veces su vida, pudo ganar, la que para él fue puerta de salvación, pues por ella escapó de mano de sus secuestradores. Pasado algún tiempo, quiso el mismo D. José López volver a visitar el tenebroso lugar de su encierro, y ya con elementos suficientes, practicó una exploración, mediante la cual pudo convencerse que se trataba de una gran mina; denunciada ésta, dedicose a realizar excavaciones, y uno de los resultados de estos trabajos, fueron los hallazgos prehistóricos que se mencionan en el texto).
Muchas excavaciones se han practicado en diferentes partes de la mina y el resultado de ellas, además de observar el procedimiento de explotación empleado, ha sido el hallazgo de restos de procedencia árabe, otros de procedencia romana (consisten unos y otros en candiles de barro, alguna vasija de forma especial y multitud de trozos de vajilla) y gran número de armas de piedra pulimentada, hachas, martillos, trozos de silex tallado, alguna vasija y restos de otras muchas(algunos de estos objetos, estudiados por nosotros, están en poder de D. José Criado, del cual hemos adquirido las noticias anteriores referentes al descubrimiento de la mina de Lora de Estepa).Este es el hecho, y la deducción que de él sacamos no puede ser más lógica; es una mina en la que trabajaron gentes prehistóricas en la edad de bronce; que siguió explotándose por los romanos y cuyo mineral aun los árabes utilizaron. La noticia de que en algunos sitios de la mina se presentan estalactitas, no dice nada en contrario, pues bien puede arrancar la mina, o alguna de sus galerías, de una gruta natural, o haberse formado la estalactita posteriormente. De todas maneras, es este un yacimiento interesante, y la indicación que de él hacemos se avalorará más, cuando puedan llevarse a cabo en él ordenados trabajos de investigación.

Por las referencias de la situación de la mina, podemos deducir que nos encontramos ante lo que hoy conocemos como Cueva de Peñarrubia. Podemos imaginarnos que en 1850, tal como la describe, la entrada actual estaría cegada. Esta se abriría posteriormente sirviendo la cueva como refugio para ganado.

Anuncios