Una nueva pieza que nos habla de que Lora tiene su propia Historia, aún sin escribir, es la que muestran estas fotografías que corresponden a una LUCERNA, encontrada en nuestro término municipal.

El término latino con el que se designa a una lámpara suele ser: lychnus, candelabrum o Lucerna. Eran pequeños utensilios, normalmente hechos de terracota, usados por los romanos para tener luz artificial. Alimentadas con aceite de oliva y tenían una o más mechas. Las partes que la forman  son:
Infundibulum, o depósito del combustible.
Rostrum o nasus, que hace referencia al pico donde se colocaba la mecha o Ellychnium.
Ansa o manubrium que designan el asa. Algunas tenían de estas asas, por lo que podían ser llevadas de una habitación a otra, y también podían ser portadas por actores en las obras o por los participantes en actividades rituales.
Oculus es el agujero de iluminación.
Margo, la orla o reborde.
Discus hace referencia al medallón central, solía tener forma cóncava para permitir un mejor llenado del aceite y estaba generalmente decorado.
Las restantes partes son la base, los orificios de alimentación y de aireación, las molduras, las volutas y el canal.

Analizando los diferentes tipos de lucernas  que según Darío Bernal Casasola hace en “Tipocronología de la lucernas en la Hispania Romana I (tardorrepublicanas-altoimperiales): aplicaciones metodológicas para su estudio”, podemos afirmar que la que aquí mostramos corresponde al tipo clasificado en  Derivada DRESSEL 3: Lucerna típicamente hispánica característica por la venera que decora, al parecer invariablemente, al  discus. Corresponden a un momento no demasiado adentrado del siglo I, entre Tiberio/Claudio, pudiendo perdurar hasta  época flavia(último tercio del siglo I).Esta información está sacada del libro Historia Antigua : actas del II Congreso de Historia de Andalucía, Córdoba, 1991 / coord. por Instituto de Historia de Andalucía, 1994, ISBN 84-7959-039-4.

Anuncios