Cada 3 de mayo es habitual ( y nos podríamos remontar a los años 50, incluso a los 40) ver a niños con su Santa Cruz por las calles de nuestro pueblo. Éstas consisten en pequeños tronos o pasos, donde se resalta una cruz, todo él adornado, e incluso la cruz,  con flores naturales, cogidas del campo, de los patios o de las huertas de Lora; aunque también podemos ver cruces realizadas con flores de papel de seda de distintos colores. Como marca la costumbre, los niños van por las casas pidiendo “una limosnita para la Santa Cruz”, y son los loreños los que van aportando “esa limonista”. Finalmente, con lo que han recaudado se los reparten entre ellos, pues cada Cruz va llevada por diferente número de niños, pueden ser invididuales, por parejas o por más componentes.

Desde hace ya varios años el Ayuntamiento convoca para este día un concurso de Santa Cruz. Como podemos ver en el cartel de este año, será a partir de las 18:00 h. cuando los niños con sus respectivas cruces han de estar en el Parque, donde un jurado, elegido al azar escogerá la Santa Cruz que considere más bonita. Estableciéndose dos categorías: menores de 6 años y mayores de 7 años. Habrá dos premios para cada categoría y al resto de participantes el Ayuntamiento le obsequia con una bolsa de golosinas.

Esta fiesta popular tiene mucho arraigo en distintas localidades de Andalucía; existen varias teorías sobre su celebración: desde la adoración y exaltación de la Cruz donde murió Jesucristo,  a una fiesta primavera , al considerar mayo  desde siempre como el mes del esplendor de la vegetación y la naturaleza. A pesar de la distintas teorías, la celebración ha presentado siempre en todas sus manifestaciones una serie constante de elementos comunes, como es el hecho de que el centro de la fiesta sea precisamente una cruz, de tamaño natural o reducido, que se adorna. A su alrededor se vive la fiesta, con bailes juegos y coplas. A veces hay procesiones, de carácter religioso o pagano.

La Santa Cruz de Lora toma rasgos de todo lo expuesto anteriormente, aunque como siempre, su puesta en la calle ha sido siempre de una manera sencilla y con los materiales que cada uno ha tenido a su alcance, generalmente reciclados.

Anuncios