A la misma hora a la que se está escribiendo esta entrada, pero hace 28 años, es decir a las 16:46 del 7 de septiembre de 1984, estaba a punto de descargar una de las últimas grandes tormentas que recuerdan muchos de los loreños. Fueron una horas de una lluvia intensa que hicieron que Lora se anegara. Al principio de ella, las calles de nuestro pueblo se convirtieron en ríos por donde discurría el agua de la lluvia, dando paso este agua a una impresionante masa de barro y lodo en todas esas calles, fundamentalmente en la zona del Paseo y mitad de la calle San Miguel. Tuvo que pasar muchos días para poder quitar todo ese lodazal en que se convirtió Lora, serían los propios loreños, de una manera voluntaria lo que lo hicieron posible. Estas dos fotografías dan testimonio en lo que se convirtió la Plaza de Andalucía.También hace referencia a esa tormenta, que no fue solo en Lora, la noticia aparecida  en esta página del ABC del 14 de septiembre del mismo año.

Anuncios