En memoria de tod@s los que han pasado y están pasando por este mal, donde se encuentran no solo los propios enfermos de Alzheimer, sino sus cuidador@s, pues en realidad son ell@s los que más concientes son de lo que les ha tocado vivir.

…cada vez que la veía me acordaba de tí y de ella, y te imaginaba paseándola, acostándola, dándoles de comer…pensaba en tu vida, en tu tiempo… Como a mí me dijeron un día: “cuidar es una opción personal y voluntaria”, como tú y tanta gente, yo también hice esa opción cuando me propuse recorrer un camino llamado “Alzheimer” hasta el final…No me arrepiento, pero he tenido que librar tantas batallas y refugiarme de tantas tormentas que, aunque siempre sale brillando el sol, la mochila que me acompaña en mi camino es tan pesada que me empieza a doler la espalda y, en ocasiones, “por doler me duele hasta el aliento”…
…aunque en ese momento fuí egoista y solo pensé en mí, pero permíteme y regálame esta dosis de egoismo, la necesito, por momentos yo ya no puedo dar más de sí y lo único que intento es sobrevivir para llegar hasta el final…

Anuncios