Desde hace unos días Lora está inmersa en la celebración de las tradicionales “guñolás”, que son fiestas que rematan la campaña de aceituna de las distintas cuadrillas de aceituner@s.

Desde siempre éstas, eran y son la invitación de los patrones a sus trabajadores. Como podemos apreciar en las fotografías, estas fiestas se han hechos en distintos lugares, en pleno campo, en cortijos, en cocheras, y últimamente se celebran en bares. El denomimador común sigue siendo el mismo, echar un día alrededor de bebida, comida y cante, o incluso de algún que otro disfraz.

Buscando el término “guñolá”, nos encontramomos que no existe, lo más parecido es “buñolada”. Con esto podemos deducir, que quizás originariamente, las fiestas de fin de campaña aceitunera se celebrara comiendo buñuelos. (Si alguien tiene más información sobre ellas, no dude en compartirla).

 

Anuncios