Gracias al empeño y a la colaboración de algun@s loreñ@s, la imagen de la Virgen de Fátima se paseó por los Callejones, e incluso visitó un “altar” que le había preparado Enrique Borrego en su casa. Una de las frases que se oyeron en este paseo fue “si esto no se tenía que haber perdido, pero…claro, si ya no hay huertas”. Pues como reseñamos en la entrada anterior, la esencia de esta Procesión era el que la imagen estaba durante todo el mes de mayo recorriendo, las muchas huertas que por entonces existían.

Anuncios